incendios

Valparaíso en llamas, un llamado de alerta a comunas forestales

Ya pasada la tragedia del mega incendió que destruyó más de 2.500 viviendas dejando 15.000 damnificados y hasta el momento se lamenta la muerte de 15 personas, abre una serie de debates y polémicas sobre las características de los sectores en donde se emplazaban las casas. Si bien todas se materializaron por la modalidad de autoconstrucción, con terrenos adquiridos y otros en toma, correspondía a construcciones en zona de alto riesgo.

Los expertos que han salido en las cientos de horas de cobertura de la televisión generalista, manifiestan varios de los componentes que hacen de la zona de los cerros de Valparaíso como de alto riesgo. Sumado a la falta de acceso y servicios, a los materiales ligeros de construcción, está la condición de vivir aledaños a predios forestales. Esta última característica se repite en otras zonas del país, para quienes conocen la región del Bío Bío, saben que se evidencia en varias localidades de la costa de región, en donde la comunidad con menos acceso a la vivienda, suben los cerros construyendo casas, quedando próximos a predios forestales.

La comuna de Yungay, estando a más de 100 kilómetros al oriente de la costa, también tiene zonas de riesgo, quizás la más notoria es la localidad de Campanario, que por su emplazamiento en su mayoría lateral a caminos primarios, concentra la construcción de viviendas a lo largo de estas rutas y quedando aledaños a predios forestales.

Las empresas forestales, con muy poca exposición en la vida local, no han realizado en los últimos años campañas de utilidad publica que refuercen algunas acciones de prevención de incendios forestales, esto a pesar de haber tenido un gran incendio en la comuna de Quillón que generó daños catastróficos a comunidades rurales, al medioambiente y su propio patrimonio forestal.

La comuna de Yungay ha tenido algunos episodios complejos de incendios forestales en varios sectores, hasta el momento sin mayores complicaciones para la comunidad, sin embargo, no se conoce de las medidas de prevención de las empresas forestales, si existe algún plan de contingencia o de mitigación para evitar o disminuir las zonas de riesgo de incendios forestales en zonas aledañas a asentamientos humanos, como la localidad de Campanario.

La tragedia en Valparaíso debiera ser entonces un punto de revisión para las empresas forestales de la comuna de Yungay, evaluar la cercanía de localidades y viviendas a sus predios, para finalmente implementar los resguardos necesarios en caso de emergencias para proteger la vida y los bienes de los vecinos que viven en zonas de riesgo de incendios forestales.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Compartir